free web stats


Candidatos y el pacto ético

Por:Edgar Vásquez Acosta

Fecha: 2018-08-19 00:40:47
Compartir Compartir

Si evaluamos las últimas elecciones, varios de los candidatos, hoy autoridades, que luego resultaron procesados, presos o prófugos, lucieron radiantes de corbata y cuello blanco en la firma de su respectivo Pacto Ético Electoral.


Aquel documento que plasma un acuerdo donde todos los aspirantes terminan alzando las manos entrelazadas en conformidad con un proceso transparente y veraz de respeto mutuo que honre la voluntad ciudadana y sobre todo donde primen los valores y la decencia, es incumplido sistemáticamente en varios puntos; antes, durante y después de su firma.


El Jurado Nacional de Elecciones, cumple en convocar y unificar voluntades por una elección limpia pero debe evitar que este acto protocolar, se mecanice y termine siendo parte de una rutina mediática, y tenga resultados a nivel de las controversias que se originen en el ínterin de la campaña.


Punto a punto. 


El documento compromete a los candidatos a preservar el ornato y las áreas verdes de la ciudad cuando somos testigos que la contaminación visual crece en cada proceso.


El acuerdo también habla de fomentar el uso responsable de las redes sociales cuando no es un secreto que los «cuartos de guerra» de  varios candidatos están provistos de trolls y generadores de pasquines virtuales.


Otro punto del pacto, es exigir el cumplimiento de las normas que regulan la neutralidad, eso podría preguntársele, por ejemplo, a Richard Acuña, también a las autoridades que postulan por otra jurisdicción a las que fueron elegidos.


Así, entre propiedades no declaradas y financiamientos dudosos emergen los candidatos que firman un pacto que ni ellos mismos saben si cumplirán, igual prometen una campaña ética y de respeto a los principios democráticos en medio de la peor crisis de valores que afronta el sistema político y judicial del país.