free web stats


¿Hasta cuándo?

Por:Carlos Conde Piminchumo

Fecha: 2018-03-08 18:31:58
Compartir Compartir

Otra vez la delincuencia nos golpea en la cara. Otra vez el hampa se burla de nosotros  y desafía a la sociedad. Y ha tenido que ser un hecho registrado por cámaras de video  para sobresaltarnos, para indignarnos y pedir a gritos ¡seguridad!


El asalto a un microbús de pasajeros, donde los delincuentes suben con rostro descubierto, amenazan al conductor y disparan contra un policía, es uno de los tantos atracos que ocurren hace algún tiempo en la provincia de Trujillo.


El impacto de las imágenes pone el tema en agenda nacional, pero hace rato que debió estar en la agenda de nuestras autoridades locales y regionales. El sector transporte es el más golpeado por el hampa y los pasajeros quedan en medio de este ataque.


Ya no solo se trata de bandas de extorsionadores que secuestran un vehículo para exigir el pago de cupos. Probablemente los megaoperativos lograron arrinconar a las más grandes bandas dedicadas a este tipo de delitos y se les hace difícil reorganizarse.


Jóvenes desalmados se estarían agrupando de manera esporádica para dar un golpe y replegarse, esperar una nueva ocasión y volver a delinquir. Así, sin mayor organización y estructura, ponen en jaque a la ciudad. Lo confirman los diferentes atracos a micros urbanos y buses interprovinciales.


Es hora de cambiar de estrategia. Es hora de sumar esfuerzos. Además del trabajo de inteligencia, es urgente reforzar el patrullaje integrado e interconectar todos los sistemas de videovigilancia.


Se necesita el compromiso de todos los operadores de justicia para actuar con inmediatez. Una grabación es capaz de  mostrar el rostro del delincuente y hasta viralizarlo a través de las redes en cuestión de segundos. Pero la autorización para allanar su casa debe seguir todo un trámite burocrático de nuestro sistema.


Y claro, lo que también hace falta es alguien que lidere este trabajo.