Corrupción frente al espejo
Fecha: 2017-02-11 17:54:00
Compartir Compartir

Quizá la trabajadora del poder judicial que cayó cobrando una coima para “interceder” ante un juez de Tayabamba, días antes se escandalizaba cuando se enteró que pedirían cárcel para Alejandro Toledo por una acción que ella también cometió. Tal vez nos sorprendimos cuando nos enteramos que nuestros expresidentes van en el mismo camino, pero el día anterior le pagamos a un policía para que no nos ponga una papeleta. Le decimos de todo a un grueso personaje que tilda a sus colegas de megacorruptos y quien sabe, tenemos el rostro más duro que él.


No seamos hipócritas. La corrupción no nos sorprende, nos da risa o por lo menos ya es parte del paisaje de nuestras vidas. No importa que sea a menor escala, reflejamos las mismas acciones que hoy nos horrorizan, no con 35 millones de dólares pero sí pagando para que un dosaje etílico salga negativo, para comprar un lugar en la cola, para un favorcito con el juez, para que el médico nos atienda mejor o regalando un voto a cambio de una dádiva. Sí, siempre el dinero para conseguir algo es una posibilidad, no perdamos el tiempo con falsos consuelos de que es mal latinoamericano y solo azotemos al corruptor. Veamos el espejo y sintamos de una buena vez que nos ahogamos entre la informalidad y la mentira.


El artículo 110 de la Constitución Política del Perú menciona que el Presidente de la República personifica a la nación, entonces, ¿que nos sorprende?, somos una nación reflejada en la catadura moral de sus autoridades y esa peligrosa generalización nace del voto popular de cada cinco años.


Las marchas contra la corrupción son la moda, la indignación está a la orden, muchos saldrán con polos blancos pero cuando se encuentren en las urnas solo verán quien les cae mejor, marcarán su cara y la historia se repetirá. Tenemos una suerte de inmunidad a la corrupción, pero más duele la hipocresía con la que asumimos cada episodio, pues ya no sirve golpearse el pecho si defraudamos al prójimo de mil maneras, eso al final es tan corrupto como el que gobernante con sello Odebrecht.