Publicado: 16/06/2017
Alfredo Thorne: “Fui grabado clandestinamente”
El ministro de Economía aseguró ante el Congreso que ni él ni su asesor grabaron la conversación que tuvo con el contralor Edgar Alarcón.

El ministro de Economía, Alfredo Thorne, aseguró hoy en el Congreso que ni él ni su asesor grabaron la conversación que tuvo con el contralor Edgar Alarcón, al advertir que fue grabado clandestinamente y que nunca ejerció presión sobre dicho funcionario en torno al proyecto Chinchero.


Según detalló, la reunión se llevó a cabo el 17 de mayo a pedido de Alarcón, en el marco de varios encuentros sostenidos desde octubre para elaborar una agenda de trabajo conjunta, destinada a fortalecer y optimizar el sistema de control con asesoría del Banco Mundial (BM).


Thorne indicó que el tema principal de aquella cita, en la que estuvo también su jefe de gabinete y la secretaria general de Contraloría, fue el pedido de recursos adicionales planteados por la Contraloría para su presupuesto.


Dijo también que otro de los temas fue el proyecto del aeropuerto de Chinchero, pero jamás condicionó los montos adicionales al presupuesto de la Contraloría, a fin de obtener un informe favorable para ningún proyecto de inversión.


Lo que dijo al contralor, refirió,  fue que trabajaran juntos para promover los proyectos de infraestructura imprescindibles en el país con un enfoque técnico y ético.


“Y quiero ser enfático en ratificar que en ningún momento el presidente de la República me ha instruido para pedirle al contralor nada sobre el proyecto de Chinchero”, sostuvo.


“En mis 40 años de vida profesional nunca antes he tenido que lidiar con celadas ni con cuestionamientos a mi honra. Soy una persona íntegra, mi comportamiento ha sido intachable, honesto y transparente”, añadió.


Thorne señaló entender que quizás algunas de sus frases en dicha conversación puedan malinterpretarse fuera de contexto, pero lo último que imaginó fue que sería grabado clandestinamente.


Lamentó, en ese sentido, que a la bancada mayoritaria (Fuerza Popular) no le importe el hecho de que un ministro fue grabado subrepticiamente en su despacho y que pidan su salida sin antes escucharlo.


"Las personas decentes no chantajeamos ni nos dejamos chantajear", concluyó.