Publicado: 29/06/2017
Denuncian irregularidades al interior del penal El Milagro
Recluso advierte abuso y acusa al director del establecimiento, pero autoridad penitenciaria lo descarta todo. Familiares del reo tomarán acciones legales.
Familiares del reo tomarán cartas en el asunto.

En Trujillo, el interno Edwin Jhonatan Sunción Villacorta (a) Churro, quien cumple condena por homicidio, pone de vuelta y media al penal El Milagro. A través de su abogada y familiares, denunció por abuso de autoridad a tres funcionarios de este reclusorio, por constantes actos de hostigamiento que se estarían dando contra él. Aseguró, además, que dentro de la cárcel, sospechosamente, el recluso Luis Cruz Cotrina (a) Moyobamba, preso por robo agravado, goza de privilegios, los cuales estarían siendo avalados por las altas jerarquías penitenciarias. Los denunciados son el director del penal, Milton Guevara Mendoza; el subdirector Alfredo Farfán Martínez, y el jefe de seguridad, Roberto Zambrano Zamora.

 

“Acciones de inteligencia”


De acuerdo a Churro todo empezó en octubre del 2016. Aseguró que un miembro del Inpe (no dijo su nombre) le solicitó 5 mil soles. Él afirma que se negó y comenzaron las represalias. Lo cambiaron de pabellón, de mediana seguridad a uno de máxima seguridad, y cada vez que hallan algo prohibido le atribuyen a él su pertenencia, bajo notas de agente con el título de “acciones de inteligencia” del Inpe, con el objetivo de perjudicarlo, según refirió. Esto lo demostró con documentos entregados a la prensa, a través de su abogada Fanny Sulca Martínez. Así tenemos que el 14 de noviembre, se lo acusa de “dedicarse a la fabricación y comercialización de licor para venderle a los internos”, sin embargo no existe ninguna evidencia en su contra.


Fiscalía interviene


 Todo esto se da en el marco de una investigación preliminar abierta por parte del Ministerio Público por el supuesto abuso de autoridad. En esta pesquisa está el subdirector Alfredo Farfán Martínez, pero la abogada de Sunción solicitará que también se incluya a Guevara y Zambrano. Para la abogada, todo esto es un acto de represalias contra su patrocinado por las denuncias formuladas.