free web stats


Publicado: 27/12/2017
Ahora colocan troncos en carretera para asaltar buses
Diez hampones armados con pistolas y revólveres arrebataron dinero y sus pertenencias a 60 pasajeros que viajaban de Chimbote a Trujillo.
Compartir Compartir
MÁS CONTROL. La PNP es la llamada a frenar asaltos en carreteras con operativos y patrullaje continuos.

A vísperas de la Nochebuena, unas 60 personas, entre hombres mujeres y niños, vivieron una tremenda pesadilla, la cual hasta ahora no la puedan superar.

La experiencia traumática la afrontaron sobre ruedas, viajando en un ómnibus interprovincial, en plena carretera Panamericana
Norte. La unidad en la viajaban, desde Chimbote a Trujillo, fue tomada por asalto por ‘piratas’ de la vía que actuaron sin escrúpulos y sin que hasta ahora la PNP no pueda determinar de quiénes se trató, y menos cuál es su paradero.

¡Esto es un asalto!

Ninguno de los pasajeros del bus de la empresa de transportes América Express de placa de rodaje B2I-957 imaginó lo que les esperaba en el trayecto. Todos venían cargados de regalos y felicidad para reencontrarse con sus familiares en Trujillo y poder disfrutar de la Navidad junto a ellos.

De pronto, sus sueños se vieron interrumpidos, cuando la unidad se encontraba a la altura del kilómetro 454 de la carretera Panamericana Norte, comprensión del distrito de Guadalupito, provincia de Virú. El vehículo frenó de golpe y nadie se explicaba lo que estaba pasando. El chofer del ómnibus, identificado como Eric Deyvi Eustaquio Tantaleán, de 36 años de edad, quiso avanzar, seguir con su recorrido, pero un balazo que impactó en una de las lunas del lado izquierdo del vehículo, y que casi alcanza a uno de los ocupantes, lo hizo desistir de su maniobra.

Los pasajeros tuvieron que agazaparse entre sus asientos para evitar verse afectados. Los hampones realizaron otros tiros al aire, como una señal de amedrantamiento. En la comisaría de Guadalupito, hasta donde se acudió para efectuar la denuncia sobre lo ocurrido, el conductor contó que se detuvo en ese punto de la carretera porque unos sujetos, que luego abordaron la unidad, habían colocado dos enormes troncos en medio de la carretera, de manera horizontal, impidiendo el paso de la unidad.

En total fueron diez los hampones que subieron al bus, armados con pistolas y revólveres, obligándolo a desviar el curso por una trocha carrozable al lado derecho de la vía.

Una vez retirados de la carretera Panamericana, los hampones empezaron a despojar de su dinero y pertenencias a los 60 pasajeros.