free web stats


Publicado: 11/07/2018
Así defendió César Hinostroza liberación de sujeto acusado de violación
Juez supremo sustentó la absolución de Mauricio Huamaní, quien fue acusado de abusar sexualmente de una menor de 13 años.
Compartir Compartir
Magistrado denunció cargamontón de la prensa tras filtración de audios.

Lima. El juez supremo César Hinostroza Pariachi sustentó como ponente la absolución de un condenado por violación sexual de una menor de 13 años, cuando era miembro de la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema, el 24 de febrero de 2017.


Mauricio Huamaní Saldívar había sido condenado a 30 años de prisión por la Primera Sala Penal para Procesos con Reos en Cárcel. Era acusado de haber atraído con engaños a una menor de 13 años a través de Facebook, para luego llevarla a un hotel y forzarla a mantener relaciones sexuales.


De acuerdo al certificado médico legal, la menor fue abusada sexualmente y la pericia psicológica demostraba que sufría de “una afectación emocional por experiencia traumática de tipo sexual”.


Según Huamaní, las relaciones sexuales fueron consentidas por la menor. La defensa del acusado presentó un recurso de nulidad de la sentencia de la Primera Sala Penal y el caso recayó en manos del juez supremo César Hinostroza como ponente del caso de la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema.


El abogado de Huamaní argumentó que el acusado “no sabía” que la niña contaba con 13 años, que su apariencia era de una “persona mayor” y que mantenían una “relación de pareja”, por lo tanto no existió violación.


El juez supremo cuestionó la acusación de la niña y alegó que no era verdadera sino que era “inducida por la presión de sus familiares”.


Asimismo, sostuvo que no hubo violación porque “la menor agraviada se encontró con el acusado en tres o cuatro oportunidades, situación que no se condice con el supuesto hecho de que haya sido violentada sexualmente en la primera oportunidad”. Increíblemente, afirmó que existe “insuficiencia probatoria respecto del empleo de la violencia como medio para el acceso carnal con la agraviada”.


Y concluye que “no se le le puede imputar subjetivamente al acusado el delito de violación sexual toda vez que éste se encontraba inmerso en una situación de error de tipo”, es decir, había sido engañado por la menor porque primero le dijo que contaba con 14 años y luego con 15 y porque “la menor le hablaba como una persona adulta”.