free web stats


Publicado: 02/02/2018
Casa Cumbray: una casa de campo hecha empresa
Tania Dueñas y Estefani Aredo cuentan cómo Casa Cumbray logró convertirse en un exitoso emprendimiento cuando su fin era una casa familiar fuera de la ciudad.
Compartir Compartir
EMPRESARIAS. Administradoras de empresa Casa Cumbray afirman que han logrado fidelizar a sus clientes.

Trujillo. Lo que es hoy el club de campo Casa Cumbray, que recibe a cientos de familias semanalmente, nació comouna idea de  casa de campo de la familia Cueva Ramírez.


El lugar, que se ubica a media hora de Trujillo, en el caserío de Cumbray, distrito de Simbal, provincia de Trujillo, tiene una extensión de 32 mil metros cuadrados. De ellos, 5 hectáreas están destinadas a las instalaciones donde brindan hospedaje y recreación a los visitantes.


Desde la zona de piscinas, en un ángulo de 360 grados, hay una vista al salón Cumbray, a las habitaciones, al restaurante, a la zona de fogata, el campo deportivo y área de juegos, así como a la zona de parrillas y el inmejorable ambiente de la terraza que tiene vista al valle Santa Catalina.


Hace 6 años aproximadamente, Casa Cumbray abrió sus puertas al público, a insistencia de los amigos de la familia Cueva Ramírez, que conocían de aquel acogedor lugar. El emprendimiento entonces, significó aumentar de 5 habitaciones a 11: 4 suits y 7 dormitorios y, con el transcurso de los años y la buena aceptación implementaron los juegos de mesa, minigranja y caballerizas, así como el servicio corporativo que, desde el año pasado ha significado un repunte importante del negocio.


Nuevas instalaciones


El doctor Rodrigo Cueva y su esposa, la profesora Melis Ramírez apostaron entonces por implementar más áreas que permitan a sus visitantes tener una experiencia de campo única. Precisamente ahora, ya cuentan con los planos de ampliación que incluye una piscina adicional a las 2 que ya existen y la construcción de 9 dormitorios más.


Tania Dueñas, Gestor Comercial, explica que no solo se han preocupado por el cliente externo, sino y sobre todo, tienen fidelizado a su público interno que llevan trabajando de 4 a 5 años con ellos. Los clientes fieles, reconocen rápidamente la atención de Belardo, Julio o Milagritos, “que son de la zona, con una calidad humana muy buena”.


“Los chicos que trabajan con nosotros son súper capos, tenemos al público interno fidelizado. Ellos son el personal operativo y los mismos clientes tienen buenas referencias de ellos”, recalca Estefani Aredo (representante comercial), quien se muestra muy optimista respecto a esta empresa.


Dato. La atención es de 6 días a la semana, de martes a domingo.