free web stats


Publicado: 09/08/2018
¿Infección intestinal o intoxicación? Sepa cómo diferenciarlas
Es importante averiguar la causa y, en cualquier de los casos, conducir a los afectados a un centro de salud especializado.
Compartir Compartir
Foto: Referencial/Andina

Nueve personas fallecieron y otras 31 permanecen hospitalizadas en nosocomios de Lima, Arequipa y Ayacucho, tras un episodio de intoxicación masiva registrado en el distrito de San José de Ushua (Ayacucho), el último martes.


Los primeros resultados de exámenes toxicológicos dan cuenta de la presencia de organofosforados en la orina de los afectados, sustancias que son empleadas para el control de plagas en agricultura.


Por ello, es importante adquirir alimentos en lugares confiables y lavarlos bien antes de consumirlos. De igual manera, es necesario conocer las diferencias entre los síntomas de una intoxicación y una infección gastrointestinal, para poder actuar a tiempo.


El orden de los síntomas

Aunque ambas presentan síntomas muy similares, es sumamente importante prestar atención al orden, frecuencia e intensidad con el que aparecen.


En el caso de la infección gastrointestinal, esta se caracteriza por la presencia de diarres y fiebre, en un tiempo variable. En cambio, “cuando una persona está intoxicada por toxinas tiene vómitos incontrolables, náuseas y diarreas a solo horas de la ingesta de alimentos contaminados”, explica Leslie Soto, médico internista de Sanna San Borja.


Así mismo, si es una infección, pueden presentarse o no nauseas, mientras que para los cuadros de intoxicación, este es un síntoma principal.


Las intoxicaciones por plaguicidas varían de acuerdo a varios factores como la cantidad de plaguicida suministrada/absorbida, modo de consumo (principalmente vía oral), toxicidad del agente y potenciadores del efecto, como la ingesta previa de alimentos, estado nutricional, consumo de alcohol u otras sustancias presentes en el organismo al momento de la intoxicación).


Vale precisar que las personas intoxicadas también presentan cólico abdominal, dolores de cabeza, debilidad generalizada, visión borrosa, enrojecimiento de los ojos, congestión nasal, dificultad al respirar, somnolencia coloración azul, excesiva sudoración, incontinencia, calambres y convulsiones, entre otros.


¿Qué hacer?

De acuerdo a la especialista, importante averiguar la causa de la intoxicación, ya que puede ocurrir por consumir alimentos en mal estado o porque se han contaminado con sustancias químicas como pesticidas.


En cualquiera de los casos, las personas deben ser llevadas de inmediato a emergencias. En un centro de salud, las personas intoxicadas serán hidratadas y tratadas contra la broncorrea que dificulta la respiración. También es necesario que sean sometidos a baños pues el plaguicida se pega y sigue absorbiéndose por la piel.


“Si la persona no puede retener los alimentos o líquidos, es una situación que puede agravarse si no se trata, ya que puede volverse mortal. En estos casos no es recomendable inducir el vómito. Al igual que en otros casos, se debe tener especial cuidado si se trata de niños, mujeres embarazas o ancianos, ya que el riesgo de complicación es mayor”, indicó.