free web stats


Publicado: 08/08/2018
Menor quería ser policía como enamorado asesinado frente a UNT
Tenía constantes cuadros de depresión y no podía superar la pérdida. Tomó veneno en parque que frecuentaba con su pareja
Compartir Compartir

@WebLaIndustria


Un profundo pesar ha dejado el suicido de la adolescente de 17 años, que se quitó la vida al no soportar la pérdida de su enamorado asesinado frente a la Universidad Nacional de Trujillo, el pasado 18 de junio.


La menor de iniciales M.C.G. no paraba de pensar en el fallecido. A diario recordaba su pérdida y acudía al cementerio para hablarle a su tumba, no comía, ni sonreía, según manifestaba su tía Maribel.


"Lloró sin consuelo durante el velorio y el sepelio. Y no dejó de hacerlo los siguientes días... Es por ello que su madre decidió llevarla a Lima, donde se quedó 10 días y al regresar, todos creímos que había mejorado; hacía chistes y participó en una reunión familiar", manifestó su pariente.


Sin embargo, las apariencias engañan. La adolescente ya estaba pensando quitarse la vida. El último domingo, visitó la tumba de Jonathan Zamora Vargas (19), al día siguiente volvió a salir para comprar el veneno que bebió en la noche, en el parque Joosé Santos Chocano, donde acudía con su pareja fallecida.


Aunque lograron llevarla con vida al hospital Regional, el mortal veneno terminó por quitarle la vida. Ella también quería ser policía, al igual que el joven muerto, a quien conoció antes de ingresar al colegio Ramón Castilla.