free web stats


Publicado: 16/05/2018
Políticos liberteños hacen su deslinde: comisión Lava Jato
César Acuña y Luis Valdez afirman que contrato de concesión de tercera etapa de Chavimochic la firmó la gestión aprista.
Compartir Compartir

@WebLaIndustria




Los expresidente regionales José Murgia Zannier y César Acuña Peralta, junto al gobernador regional Luis Valdez se enfrentaron a la Comisión Lava Jato, a donde fueron citados por la obra paralizada de la tercera etapa de Chavimochic, ejecutada por la constructora Odebrecht.


Quien inició respondiendo los cuestionamientos fue José Murgia. El insisitió en que su gestión fue transparente al igual que el proceso de concesión del megaproyecto. Incluso aseguró la presencia de opiniones técnicas como la de Proinversión.


Sobre la Unidad Técnica Funcional (UTF) del Pech, Murgia se reafirmó en que la constitución de esta estaba enmarcada dentro del contrato de concesión, pues “era un requerimiento de la CAF (Corporación Andina de Fomento) para que el dinero vaya al fin por el que se había prestado”.


Continuaron Acuña y Valdez, con un interrogatorio bastante accidentado en donde el primero trató de resaltar que no firmó el contrato y no conoce a ningún socio de la empresa Odebrech. “Si yo hubiera sido presidente regional en el 2014 yo no hubiera firmado el contrato”, aseveró el apepista.


Sin embargo, reconoció que firmó la primera adenda al contrato —que ampliaba por 180 días la entrega de terrenos para ejecutar las obras— porque buscaba la continuidad del mismo proyecto. Aprovechó para manifestar que se encuentra de acuerdo con la fiscalización de la comisión Lava Jato, sin desautorizar expresamente las críticas de Valdez (que “es un circo”) y la legisladora Gloria Montenegro (que “no aporta nada”).


Ahora bien, cuando fue el turno de Luis Valdez, se reafirmó en que el contrato estuvo “lleno de vicios. Una de las condiciones era que el estado le dé terrenos de 30 días, ampliándose hasta por 180 días, en virtud de las expropiaciones”, y que la UTF fue desactivada el 20 de enero, a raíz de la suspensión de las obras de la tercera etapa del Pech.